3 nov. 2014

Consejos para elaborar un consomé ligero y sabroso


Con este frío que ha llegado de repente, ¿a quién no le apetece un buen plato de consomé que le deje el cuerpo calentito y encantado? Se aproximan, además, las fechas navideñas y el consomé es un gran aliado para empezar las mesas festivas, las cuales suelen acabar en temidos excesos. Nos calienta, hace que comamos más despacio, favorece la digestión y sacia. Al consomé le pedimos que sea ligero pero sustancioso y sabroso. Parece sencillo pero no lo es, compartimos unos cuantos consejos para conseguir un consomé a la altura

Utiliza productos frescos
 
Puedes preparar el consomé de carne o pescado pero te aconsejamos hacerlo de verduras, muy nutritivo y más ligero. Ya solemos abusar de los segundos platos de carne o pescado, ¿no lo crees? Para dar sabor es importante que las hortalizas y hierbas aromáticas que añadas sean frescas (puerro, zanahoria, cebolla, apio, nabo, perejil, tomillo, laurel…). 

Retira la grasa visible y clarifica

Si haces un caldo de ave asegúrate de que los huesos y restos de carne con los que partes están bien limpios de grasa. Clarificar no es más que dejar el caldo limpio de grasas e impurezas, con una tonalidad ámbar dorada. Sigue los siguientes pasos

  • Cubre los ingredientes con agua fría y llévalos a ebullición lentamente, así se irá consiguiendo que suelten todas las sustancias nutritivas y compuestos responsables del sabor y aroma, enriqueciendo de esta manera el caldo. 
  • Durante el proceso de lenta ebullición, es importante ir quitando con una espumadera toda la espuma que vaya saliendo. 
  • Una vez finalizado, deja el caldo en la nevera toda la noche y, a la mañana siguiente, retira toda la grasa que encontrarás en la superficie. 
  • Posteriormente viene el proceso de clarificación: Prepara una bola con carne picada de ternera, clara de huevo batida y hortalizas picadas. Lleva el caldo a ebullición suave y añade la bola. Verás cómo comienza a deshacerse y a formarse una capa de espuma. Durante este proceso no retires esta espuma, deja que las claras vayan reteniendo todas las impurezas y se forme una costra. Baja el fuego al mínimo y con mucho cuidado haz un pequeño agujero en la parte superior de la costra. Saca el consomé con un cazo y termina colándolo por una estameña.

Potencia el sabor y perfuma
 
¿Te atreves este año a probar un consomé diferente? Podéis sorprenderos mucho en la mesa utilizando un ingrediente que usan mucho los japoneses, el miso. Se trata de una pasta hecha a base de sal, soja y arroz fermentados que da a los caldos un sabor muy intenso a cárnico, salado, sin tener que usar ningún ingrediente animal. Haz un caldo vegetal (zanahoria, puerro, cebolla y hierbas aromáticas) y al final de la cocción incorpora una cucharadita de miso que habrás previamente disuelto en un poco de agua. Una fuente de sabor increíble y más rápido y sano imposible. 

Para potenciar el sabor también puedes añadirle al final un chorrito de jerez u oporto ¡verás que perfume y punto de sabor tan rico! Otra opción si te gusta perfumarlo con tonos cítricos es incorporar media cucharadita de ralladura muy fina de limón. Si te gustan los sabores más cárnicos y salados puedes añadir una cucharada de la salsa inglesa Worcestershire, de salsa de soja o una punta de miso como hemos comentado anteriormente.

 ¿Te han resultado interesantes nuestros consejos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario