15 feb. 2015

Alimenta a tus hijos con frutas y verduras. Consejos


La educación de la conducta alimentaria en la infancia es muy importante y un hábito a inculcar con especial interés es la adecuada presencia en su alimentación de frutas y verduras. No podemos dejar pasar esta etapa en la que los pequeños empiezan un proceso de evolución y aprendizaje para aprender a comer por sí mismos. Son años en los que comienzan a descubrir diferentes alimentos, sabores, olores, colores, formas, etc. Años en los que adquiere gran relevancia para ellos el afán por imitar lo que hacen los mayores. 

Una de las asignaturas que más quebraderos de cabeza suele traer a los padres es la de “enseñar a comer frutas y verduras”. Su consumo es importante, lo sabemos. Importante no solo para la salud de ellos, sino para la de toda la familia: vitaminas y minerales, fibra, agua, compuestos antioxidantes y otras muchas sustancias bioactivas que hacen que las frutas y las verduras sean esenciales para el crecimiento, para el mantenimiento de una buena salud y para la prevención de enfermedades como estreñimiento, hipertensión, exceso de colesterol, e incluso de ciertos tipos de cáncer. 

Establecer su hábito de consumo desde la infancia es importantísimo, hay que evitar determinados caprichos, aversiones hacia las frutas y verduras y preferencias por otros alimentos que les afecten en la edad adulta.
 
¿Qué hacer si mis hijos rechazan las frutas y verduras? 


-La primera pauta es practicar con el ejemplo. Ya hemos comentado que el aprendizaje por imitación tiene un papel clave. Debes implicarte, haz que te vean comiendo estos alimentos, explícales sus beneficios y su importancia: para crecer, para estar fuertes y sanos, para aprender mucho en el cole, etc. 

- Llévales contigo a hacer la compra, deja que se involucren y no limites el consumo a tan solo unos pocos tipos de verduras y frutas. Mete en la cesta diversas variedades, el número de verduras y frutas que puedes encontrar en el mercado es inmenso.


- Comparte y educa en la cocina. Cocina y permíteles que participen. Cocinar es una de las habilidades más importante que les puedes -que les debes- enseñar a tu hijos. La preparación de los platos hace que aprendan a comer más sano y variado, además los hace más autónomos, responsables e independientes y les ayuda mejorar su autoestima. Lo que preparen con sus manos será delicioso y se lo comerán sin rechistar seguro. También es un buen momento para enseñarles la importancia de la higiene en la cocina, insistiendo, por ejemplo, en que deben lavarse las manos, o explicándoles cómo hay que lavar la fruta.


- Tienes recursos, échale imaginación

  • Cocina las verduras y frutas con otros ingredientes que les gusten, añádelas a la pasta, al arroz, haz canelones, pizzas, hamburguesas, croquetas de vegetales. 
  • Tritúralas y haz riquísimas salsas. 
  • Experimenta diferentes tipos de ensaladas con verduras y con frutas a las que les puedes añadir queso, jamón, atún, etc. 
  • No sólo puedes incluirlas en las principales comidas del día, recuerda que aportan un toque muy sabroso y jugoso a bocadillos y sándwiches. 
  • Ofrécele verduras y frutas de colores cortadas como snacks. Muchos niños prefieren las verduras crudas a las hervidas ya que los colores vivos y las texturas crujientes también les pueden resultar atractivos: tomatitos cherry que puedan parecer caramelos, bastoncitos de zanahoria, rodajas de frutas de distintos colores, etc. 
  • Haz batidos vegetales, mezcla las frutas con yogur, con un poco de chocolate fundido, con mermelada, etc. 

- Establece pautas, horarios, educa, responsabilízate, dedícale el tiempo que merece. Porque es importante. Es muy importante, ¿verdad?
 

No te quedes con ninguna duda respecto a la alimentación de tus hijos, queremos ayudarte, estamos esperando tus comentarios


No hay comentarios:

Publicar un comentario