17 ene. 2015

Raciones “a mano”: El método de la mano para calcular las porciones de alimentos

Lo que más suele preocuparnos de nuestra alimentación es qué comemos. Sin embargo, comer más cantidad de la que necesitamos es muy habitual y, además, es una de las principales causas del exceso de peso. Tenemos que vigilar cuánto, no solo qué. Las porciones de alimentos que llevamos a nuestro plato son tan importantes como el tipo de alimentos dispuestos a ser ingeridos.

Algo tan sencillo como el uso de nuestra mano nos ayuda a medir la cantidad recomendada de los distintos alimentos y es una buena manera de enseñar a comer reduciendo el tamaño de las porciones, haciéndolas más saludables. Esto que los expertos en nutrición conocemos como “El método de la mano” es un modelo educativo muy extendido a nivel mundial, recibe el nombre de “Zimbabwe Hand Jive” y su origen esconde una curiosa historia detrás.

Tenemos que irnos a África y mirar 30 años atrás. La iniciativa es de un médico africano especialista en diabetes, el doctor Kazzim G.D. Mawji, quien ante el alto grado de analfabetismo de su país, vio la necesidad de desarrollar un método sencillo que le permitiera enseñar a sus pacientes a alimentarse correctamente. Kazzim expuso su método en una conferencia mundial sobre educación diabetológica, The Global Medical Conference on Diabetes Education (Indiana, 1993), y su éxito fue rotundo. Consiguió que el modelo se incorporase a las recomendaciones alimentarias ofrecidas por distintos organismos dedicados a la prevención de la diabetes, alrededor de todo el mundo. Tal fue el impacto, que no tardó mucho en dar el salto más allá de la diabetes, siendo adaptada por dietistas-nutricionistas como guía alimentaria educativa dirigida a toda la población.

Llega el momento de utilizar nuestras manos como guía. Es evidente que todos no tenemos el mismo tamaño de mano, pero es de sentido común, ya que nuestras manos suelen ser proporcionales al tamaño de nuestro cuerpo: la persona adulta tiene las manos de mayor tamaño que las de un niño, de igual modo que las manos de un hombre suelen ser más grandes que las de una mujer. Cuanto más grande es nuestro cuerpo mayor cantidad de energía y alimentos necesitaremos.

Fuente:  Alimmenta Dietistas

  • Hidratos de carbono: le corresponden tu puño cerrado. Recuerda que en este grupo de alimentos están la pasta, el arroz, el pan, la patata, etc.
  • Verduras: usa tus dos manos abiertas juntas.
  • Frutas: toda la que te quepa en una mano abierta en forma de cuenco.
  • Proteína: el tamaño del filete de carne o pescado debe ser el de la palma de tu mano, desde la muñeca hasta donde empiezan los dedos. El grosor debe ser más o menos el del dedo meñique. 
  • Queso: la porción de queso no debe superar el espacio que ocupan los dedos índice y corazón juntos, tanto a lo ancho como a lo largo. 
  • Grasas: mantequilla, aceite, deben limitarse al tamaño de la primera falange del dedo índice, el segmento dónde el dedo se dobla por primera vez. 

Además de estos consejos, tenemos que cuidar el tipo de alimentos que escogemos y la variedad de los mismos. Para Masnutriente la educación nutricional es el mejor método para mejorar la relación que tenemos con la comida, entender nuestra alimentación y gestionar el estrés asociado a un proceso de cambio y mejora de hábitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario